La Vía Campesina participa en la delegación de post-Cochabamba a la ONU

26/07/2010
Durante los días 6 de mayo y 7, la Vía Campesina participó en una delegación de grupos de la sociedad civil, convocada por el gobierno de Bolivia para acompañar al presidente Evo Morales para presentar el Acuerdo de los Pueblos de Cochabamba al Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon, al G77 y a China. El evento fue una oportunidad histórica para que los miembros de la sociedad civil pudieran ganar espacio político en el diálogo de las Naciones Unidas sobre el cambio climático antes de la próxima ronda de negociaciones oficiales en la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en Cancún, México en diciembre.
 
"Como delegado de la Vía Campesina, puedo decir a mis colegas de los movimientos sociales de Brasil que, gracias a la intuición y a la acción de Evo Morales, se abrió un nuevo camino para formular los pedidos de los movimientos sociales a la ONU a través del Secretario General, y posiblemente en Cancún durante las próximas conversaciones oficiales internacionales sobre el clima ", dijo el Padre Tomás Balduino de la Comisión Pastoral de la Tierra en Brasil, uno de los dos representantes de la Vía Campesina en la delegación compuesta por once personas.
 
El Acuerdo de los Pueblos de Cochabamba es el producto de los esfuerzos de colaboración de más de 35.000 participantes en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el cambio climático y los Derechos de la Madre Tierra, celebrada del 20 al 22 de Abril en Bolivia. La Vía Campesina envió a 300 delegados internacionales y a 3.000 delegados de Bolivia a la Conferencia, que fue convocada por el presidente Morales tras la reunión de la CMNUCC en Copenhague en diciembre pasado.
 
El Acuerdo de los Pueblos de Cochabamba es una alternativa al Acuerdo de Copenhague; algunos dicen, que como resultado de la presión política de los EE.UU., ha sido firmado por 120 de los 192 países de la ONU. Según Pablo Solón, embajador de Bolivia ante las Naciones Unidas, el Acuerdo tiene por objeto socavar el Protocolo de Kyoto, no tiene un tratamiento diferenciado entre países ricos y pobres, y solicita asistencia reducida para ayudar a los países pobres a combatir los efectos del cambio climático, sin especificar el origen de la financiación. Además, el Acuerdo de Copenhague se comprometería a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de manera voluntaria y no en forma consensuada.
 
Otro punto importante de discusión es que el Acuerdo de Copenhague no se ocupa de cómo reducir las emisiones procedentes de la agricultura industrial, que causa cerca de un tercio de las emisiones mundiales. Según el embajador Solón, "La agricultura no está siendo debatida en las negociaciones de la CMNUCC como debe ser, mientras que en la Conferencia de los Pueblos se debatió mucho, ya que gran parte de las emisiones de gases de efecto invernadero proceden de la agricultura. El desarrollo agrícola no debe basarse en el desarrollo de negocio y beneficios, sino más bien en el desarrollo sostenible, la agricultura campesina que está en armonía con la naturaleza. La soberanía alimentaria debe ser puesta sobre la mesa. "
 
De hecho, la legislación actual y futura de la Convención Marco CMNUCC para la agricultura probablemente facilitará la expansión de la agricultura industrial, lo que incrementará la integración vertical y la consolidación del mercado de los agronegocios, especialmente la biotecnología de los EE.UU. y las empresas químicas Monsanto, DuPont y Arborgen.
 
Por ejemplo, la Secretaría de la CMNUCC está actualmente considerando si las plantaciones de monocultivos de organismos genéticamente modificados (GM) de eucaliptos y pinos se considerarán "bosques" para el secuestro de carbono y las compensaciones de emisiones en el marco del programa de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación (REDD). Monsanto está presionando para que la plantación de monocultivos de soja transgénica Roundup Ready reúna los requisitos para obtener créditos de carbono a través de la llamada “siembra directa” lo que aumentará el uso del herbicida glifosato, vendido por Monsanto como Roundup, que pertenece a una clase de productos químicos altamente tóxicos llamados disruptores endocrinos.
 
En su exposición ante el Grupo de los 77 y China, el presidente Morales dijo: "Hay dos caminos a seguir: o salvar al capitalismo, o salvar la Madre Tierra. Si Cancún es lo mismo que Copenhague, entonces lamentablemente, la ONU va a perder su autoridad entre la población en el mundo ".
 
Bolivia está liderando un llamamiento para una nueva ronda del Protocolo de Kioto, que incluya los mandatos legales para la reducción de las emisiones en origen, en contraposición a la negociación de créditos de carbono y las finanzas. El Acuerdo de los Pueblos de Cochabamba hace un llamamiento por $ 300 mil millones al año para la financiación de la reducción de emisiones y adaptación al cambio climático, la reducción de emisiones en un 50% por parte de los países ricos en 2020, así como un tribunal de justicia climática internacional.
 
En la conferencia de prensa llevada a cabo el viernes por la tarde, Morales fue interrogado sobre la decisión del gobierno de Obama de negar la ayuda para el clima a los países que se negaron a firmar el Acuerdo de Copenhague. Apenas el mes pasado, el Departamento de Estado de los EE.UU canceló $ 3 millones en ayuda climática a Bolivia y $ 2,5 millones a Ecuador. Los fondos vendrían de la Corporación Reto del Milenio, una sociedad público-privada creada por la administración Bush. Morales se refirió a la decisión de los EE.UU como «chantaje».
 
Según Yoon Guem Soon, una agricultora de Corea del Sur y miembro del Comité Internacional de Coordinación de la Vía CampesinaC: "El gobierno boliviano y el presidente Evo Morales mostraron a los movimientos sociales cuál es el paso a seguir después de Cochabamba. A través de Cochabamba y con esta reunión en Nueva York, estoy muy convencida de que podemos alcanzar una victoria en Cancún. Mientras tanto, La Vía Campesina tiene mucho que hacer".