ESCLAVITUD MODERNA EN FURUKAWA, EL ESTADO DEBE GARANTIZAR DERECHOS A LOS EX TRABAJADORES

07/10/2019

Hace más de un año, la Defensoría del Pueblo de Ecuador denunció las condiciones de esclavitud moderna que la empresa Furukawa aplicaba a sus trabajadores en todas sus haciendas asentadas en las provincias de Santo Domingo de los Tsáchilas y Esmeraldas, en donde se cultiva abacá y se obtiene su fibra.


Los más de mil trabajadores de esta empresa mantenían relaciones de tercerización laboral, ya que eran contratados por terceros, recibían como remuneración un valor muy inferior al salario básico unificado, no estaban afiliados al Seguro Social, no tenían cobertura para los riesgos del trabajo, que ocurrían muy a menudo y tampoco recibían utilidades como dispone la legislación laboral nacional. En estas condiciones también trabajaban mujeres y niños, a quienes la empresa jamás reconoció el pago por las labores realizadas.


Cientos de familias de los trabajadores vivían en los campamentos de la empresa en condiciones deplorables, ya que carecían de condiciones básicas como luz eléctrica, agua potable, servicios higiénicos, etc. Las y los niños carecían de una escuela para estudiar y varios de ellos ni siquiera estaban inscritos en el Registro Civil.


Aunque varias instituciones del Estado como el ministerio del Trabajo, MIES, ministerio de Gobierno y delegados de la Asamblea Nacional se han hecho presentes en los campamentos y han constatado las pésimas condiciones de vida y de trabajo que la empresa Furukawa ofrecía a sus trabajadores, hasta el momento nada han hecho por remediar esta situación; más bien, han dilatado la aplicación de la ley, lo que ha favorecido a la empresa que pretende negociar con cada uno de sus ex trabajadores, ofreciéndoles valores irrisorios a cambio de que se abstengan de demandarla. Por su parte la Fiscalía de Santo Domingo de los Tsáchilas, ante una demanda interpuesta por la defensa de las y los trabajadores, ha emitido un fallo favorable a los mismos.


La Coordinadora Nacional Campesina Eloy Alfaro, CNC-EA, filial de la CLOC-Vía Campesina, que forma parte del Comité de Solidaridad con las y los trabajadores de la empresa Furukawa, ha asumido la tarea de constituir una organización para que las y los trabajadores puedan defenderse de manera conjunta. Esta tarea no resultó fácil ya que los emisarios de la empresa los amedrentan de forma permanente y crean confusión y miedo; otro factor que no ha permitido avanzar en esta tarea ha sido la falta de documentación actualizada en muchas personas.
La CNC-EA llama a todos los sectores sociales comprometidos con la justicia a impulsar la más amplia solidaridad con las y los ex trabajadores de la empresa Furukawa y solicita envíen mensajes y cartas al ministro del Trabajo y a la ministra de Gobierno para que garanticen los legítimos derechos a este grupo y sancionen de manera ejemplar a esta empresa.

Romelio Gualan J.
Presidente de la CNC-EA
CNC-EA / SEP-2019

Archivos