Venezuela: Gobernar con la gente - Gerónimo Paz

Gobernar con la gente es el mayor desafío de un proceso y un gobierno revolucionario. Si se es capaz o no de construir formas y medios para que el común participe en la toma de decisiones define su calidad revolucionaria. Todo los otros ámbitos del gobierno deben estar transversalizados por la participación democrática de todos y todas.

Gobernar con la gente requiere de una sólida convicción individual y colectiva de quienes dirigen, de quienes gobiernan. Es un cambio de paradigma, es la superación de los viejos cánones de la democracia de élites y castas. Es comprender el poder y el acto de gobernar como mecanismo de emancipación, como instrumento colectivo para alcanzar objetivos del bien común.

La vocación por un gobierno de la gente y con la gente es la mayor expresión de una liderazgo democratico y revoluciónario. Construir poder popular es el acto más radical que un o una revolucionaria puede hacer. No hay nada más peligroso para el capitalismo que una democracia profunda porque precisamente es la otra democracia, la democracia de cúpulas y castas, la forma política que adquiere la dominación sobre las mayorías. En una sociedad donde la democracia esté en manos de el pueblo, en donde todos los resortes del poder estén, o bien bajo control de las mayorías organizadas o bien bajo su interpelación permanente, no puede haber dominación.

La Revolución Bolivariana tiene entre sus aciertos haber diseñado y propuesto a las mayorías nacionales la democracia más avanzada del siglo XXI. La Democracia Revolucionaria la llamó Chávez, fue su gran pasión y apuesta para superar el viejo Estado Oligárquico. Logró convencer al pueblo que la asumió con igual pasión y se dispuso a construirla, pero no así a la burocracia, a las castas ya enquistadas en el poder que hicieron y hacen todo para que ésta no se materialice. Ahora tenemos oportunidad desde las alcaldías de avanzar en este rumbo democratizador. Ojalá una luz de lucidez y una dosis de voluntad política se haga presente en nuestra dirección política para iniciar el proceso de profundización democrática de la revolución transformando el poder público municipal en Poder de la Gente.