Noticias

Categorías para las Noticias

Glendive, Montana, EEUU (10 de septiembre 2010) . La Vía Campesina, un movimiento campesino global que representa a pequeños agricultores, trabajadores sin tierra, pescadores, mujeres rurales, juventud y pueblos indígenas, con 150 organizaciones miembros de 70 países en cinco continentes, ha denunciado la reciente adquisición de acciones de Monsanto por parte del fideicomiso de la Fundación Bill & Melinda Gates. La Fundación Bill & Melinda Gates fue fundada en 1994 por William H. Gates, fundador de Microsoft, y hoy ejerce una influencia hegemónica sobre las políticas globales de desarrollo agrícola. La Fundación canaliza cientos de millones de dólares hacia proyectos que animan campesinos y agricultores a usar las semillas transgénicas y agroquímicos de Monsanto. En agosto el fideicomiso de la Fundación Bill & Melinda Gates, el cual maneja la dotación de $33,500 millones de dólares que financia los proyectos filantrópicos de la fundación (de la cual Bill y Melinda son síndicos) anunció que había comprado 500 mil acciones de Monsanto, valoradas en un poco más de $23 millones.

El pasado 1 y 2 de septiembre, tuvieron lugar manifestaciones populares de gran violencia en algunos barrios populares de la ciudad de Maputo, capital de Mozambique, así como en la ciudad de Matola, situada en el cinturón industrial de Maputo. Parte de la población saqueó bienes públicos y privados, lo que provocó una violenta represión por parte de las fuerzas policiales que se saldó con la triste muerte por bala de al menos trece personas, entre ellas dos niños.

Una delegación de la Vía Campesina, compuesta por delegadas y delegados de los Estados Unidos, el País Vasco, y diferentes partes de México llegó a la comunidad de Magdalena Ocotlán, en la región de Valles Centrales de Oaxaca, para solidarizarse con el movimiento de los Afectados Ambientales en su 6ª Asamblea Nacional. Este movimiento es un esfuerzo a nivel nacional para vincular las distintas luchas ambientales y para fortalecer la unidad del campo y la ciudad para enfrentar la terrible y devastación ambiental provocada por este sistema capitalista de destrucción y despojo.

EL SINDICATO DE TRABAJADORES AGRÍCOLAS INDEPENDIENTES DEL META – SINTRAGRIM y LA FEDERACION NACIONAL SINDICAL UNITARIA AGROPECUARIA – FENSUAGRO –CUT

DENUNCIA

ANTE LA OPINIÓN PÚBLICA NACIONAL E INTERNACIONAL EL ASESINATO DEL CAMPESINO NELSON MURILLO TABORDA EN EL MUNICIPIO DE EL CASTILLO, DEPARTAMENTO DEL META CONTINÚA LA ARREMETIDA MILITAR Y PARAMILITAR CONTRA LA POBLACIÓN CAMPESINA DEL MUNICIPIO DEL CASTILLO

A direção estadual do MST no Pará denuncia ação de grupo armado do fazendeiro e ex-deputado federal Josué Bengstson (PTB), que terminou com o assassinato do trabalhador Sem Terra José Valmeristo Soares, na sexta-feira (3/9).

La Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria “FENSUAGRO -CUT” reclamó al gobierno del presidente Juan Manuel Santos hacer realidad una profunda reforma agraria que extirpe el latifundio, principal causa del conflicto social, económico, político y armado. En tal sentido se pronunció el presidente de la federación que agrupa a sindicatos y asociaciones de trabajadores del campo, Heberto Díaz Montes, al término de la junta nacional realizada con éxito los días 2 al 5 de septiembre en el Municipio de Viotá, Cundinamarca cuna de las luchas agrarias en Colombia.

Después de 7 años de organizarnos como MNCI, y de muchos más años de intensas luchascompartidas, de territorios liberados, de bosques rescatados y topadoras detenidas por la acción comunitaria y el coraje de las compañeras, revalorizando nuestra vida comunitaria y principios solidarios, nuestro amor y respeto por la Tierra y la naturaleza, nuestros siglos de resistencia, nuestros productos diversos y sanos, los mercados solidarios y justos y en memoria también de los compañeros y compañeras que ya no están, de los momentos de tristeza, de las cárceles la persecución y despojo.Desde Córdoba, tierra de comechingones, de Agustín tosco y el Cordobazo, 80 delegadas y delegados de 10 movimientos provinciales reunidos durante nuestro plenario en febrero de 2010, lanzamos la convocatoria de nuestro Primer Congreso Nacional.

Ante la nueva situación de debate nacional que vive el Ecuador sobre una política de redistribución de tierras, luego de que circulará el ante proyecto de Ley de Tierras elaborado por el Sistema de Investigación de la Problemática Agraria en el Ecuador, SIPAE, el cual plantea definiciones concretas, como un límite a la extensión de la tenencia de la tierra (500 hectáreas), y la perspectiva de una ley de tierras que pueda abrir un proceso real de una amplia redistribución de tierras, (función social y ambiental, procesos de afectación, nueva institucionalidad e intervención del Estado, a través de un fondo nacional de tierras) en el país se inauguró una discusión que ha provocado reacciones de distintos sectores, levantado las opiniones más retrógradas y racistas sobre la evolución y los cambios que el campo y los campesinos, indígenas y afroecuatorianos demandan y se lo merecen.

En el marco de la preparación del  V congreso de la CLOC y la III Asamblea Latinoamericana de Jóvenes,  los días 3 y 4 de septiembre de 2010 en la ciudad de Quito, reunidos en pre-asamblea de los Jóvenes de las Organizaciones CLOC-Ecuador, luego de haber debatido los temas:  análisis de la coyuntura política organizativa, memoria histórica, comunicación social, popular y alternativa, soberanía territorial en América Latina, la influencia de las bases militares en los países hermanos, derechos humanos y colectivos de los jóvenes y la importancia de la equidad de género.

Nosotros somos la Tierra, el Agua, las Semillas, los Bosques, el Aire , nosotros no somos "el campo" . Consideramos la naturaleza no un recurso sino un bien común que debemos custodiar para los pueblos y las futuras generaciones. La naturaleza también es sujeto de derecho. Con la Tierra hemos constituido por décadas comunidades de cultura, vida, arte y producción de alimentos para nosotros y para los pueblos y ciudades que circundan los territorios donde habitamos. Somos más de 500.000 familias las que aún resistimos a través de la agricultura campesina e indígena, mantenemos un potencial capaz de desarrollar procesos y tecnologías sanas de producción de alimentos para la población argentina.