Declaración Política del X Congreso Nacional de FENSUAGRO-CUT

A 33 años de la creación de la FEDERACION NACIONAL SINDICAL UNITARIA AGROPECUARIA “FENSUAGRO-CUT” y a 200 años de la emancipación española, nos hemos encontrado cientos de delegados, dirigentes campesinas y campesinos, de la agroindustria, todos miembros de “FENSUAGRO-CUT” quienes asistimos a su decimo (X) Congreso Nacional, durante los días 3, 4, 5 y 6 de diciembre de 2009, realizado en la ciudad de Bogotá, República de Colombia,  con el acompañamiento Internacional de: UNITE, THOMPSONS, JUSTICIA POR COLOMBIA, EL VICEMINISTRO DEL GOBIERNO DEL REINO UNIDO; SOLDEPAZ PACHAKUTI, LA ASOCIACIÓN CATALUÑA PARA LA PAZ, LA INTERSINDICAL DE CATALUÑA DE ESPAÑA; LA FENOCIN Y LA FENACLE, DEL ECUADOR. Tiempo durante el cual debatimos y analizamos con profundidad la realidad que está viviendo el campo colombiano, el campesinado, los trabajadores agroindustriales y las comunidades étnicas; así mismo la situación de América Latina y demás pueblos del mundo.  Luego de haber reflexionado y discutido en forma colectiva las políticas del actual modelo de desarrollo rural, implementado por el gobierno ilegítimo e ilegal del latifundista Álvaro Uribe Vélez:

 

DECLARAMOS

 

1. La inviabilidad del actual “modelo de desarrollo rural”, basado en la gran propiedad latifundista, el uso especulativo de la tierra, los agro-negocios, las concesiones mineras y el poder mafioso sobre la propiedad rural,  que está llevando a los pobladores rurales a una mayor pauperización y sacrificio social.

 

2. El escándalo de agro ingreso seguro, que da cuentas de la apropiación en forma tramposa, fraudulenta y clientelista de más de treinta y cinco mil millones    ($35.000.000.000) de pesos, por parte de terratenientes, testaferros, reinas de belleza, miembros de familias pudientes y políticos Uribistas, quienes se beneficiaron de los subsidios del estado, los cuales a cambio, aportaron para la financiación de la recolección de firmas del referendo reeleccionista.

 

3. El desmantelamiento de la institucionalidad pública en desmedro de millones de pequeños y medianos productores campesinos, política que favorece a grandes empresarios agroindustriales, las transnacionales, corporaciones privadas y en general al sector financiero. Esta es, la mayor prueba de las políticas anti-campesinas que se aplican desde el régimen de la “seguridad democrática” que ha generado más de cuatro millones setecientos mil desplazados, el mayor en toda la historia de Colombia; el cual ha estado acompañado de la más alta reconcentración de la propiedad de la tierra en el país.

 

4. La política de “seguridad democrática” bandera programática del actual gobierno ilegítimo e ilegal de Álvaro Uribe Vélez, ha disparado el presupuesto militar, que pasó de 15 billones en el 2008 a 22.21 billones en el 2009, cifra que representa el 6,5 % del producto interno bruto de la nación, con lo cual se ha incrementado el militarismo y el pie de fuerza de sus efectivos, que en la actualidad sobrepasa los cuatrocientos mil miembros,  entre tanto, según la Corporación Arcoíris, once mil desmovilizados de las antiguas AUC, se han vuelto a reincorporar a grupos armados que continúan desarrollando estrategias de paramilitarismo.

 

5. La instalación de siete bases militares en Colombia es un acto antipatriótico y lacayo del actual gobierno, que convertirá al territorio nacional en una gran plataforma belicista, colocando en grave riesgo la posibilidad de paz interna y de toda la región latinoamericana y del Caribe. Nos oponemos y rechazamos en forma contundente este acto que condena a nuestra patria, una vez más, a seguir siendo el patio trasero de los Estados Unidos de Norteamérica.

 

6. El campesinado colombiano sigue exigiendo y luchando por una política agropecuaria incluyente cuya base principal sea un nuevo modelo económico y de desarrollo para el campo. El eje articulador debe ser la reforma agraria democrática, integral y radical que permita destruir el proyecto latifundista que se ha impuesto a sangre y fuego en el país.

 

7. Un rechazo y condena a las acciones de guerra y terrorismo del imperialismo norteamericano y sus aliados que agreden a los hermanos pueblos de Irak, Honduras, Afganistán, Irán y a todos los que se oponen a sus políticas totalitarias de saqueo y sometimiento.

 

8. Cuba socialista, patrimonio de los pueblos de América Latina y el Caribe, sigue siendo nuestro referente de resistencia, lucha y unidad continental. En esta nueva etapa de cambios democráticos y revolucionarios que se vienen dando con uno u otro matiz, en las repúblicas hermanas de Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, El Salvador, y Uruguay entre otros, procesos con los cuales nos solidarizamos y llamamos a defender y acompañar con todas nuestras fuerzas.

 

9. La lucha en rechazo a: los tratados de libre comercio con los Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea; al modelo neoliberal; al referendo reeleccionista; las políticas anti-campesinas; las bases norteamericanas; los crímenes de estado; la reingeniería pararamilitar; el pago de la deuda externa; el saqueo de los recursos naturales. y de todas aquellas políticas que afectan a la mayoría de la población Colombiana deben convertirse en ejes articuladores del PARO CÍVICO NACIONAL PARA EL AÑO 2010, el cual nos permita derrotar en la confrontación popular al régimen militarista, latifundista y mafioso que gobierna y deshonra a la República de Colombia.

 

Dado en Bogotá a los seis (06) días del mes de diciembre de 2009

 

Por vida y justicia social en el campo

 

¡Construyamos soberanía Alimentaria!

 

 

X CONGRESO NACIONAL DE LA FEDERACIÓN NACIONAL SINDICAL UNITARIA AGROPECUARIA “FENSUAGRO-CUT”

 

COLOMBIA